Recacril PROOF

By 19 enero, 2018
 

Recacril® PROOF

Ventajas
Recacril® PROOF

sun-iconProtección solar
Alta resistencia a la luz solar

sun-iconImputrescible
Resistencia al tiempo

sun-iconImprimible
Gran variedad de colores

Recacril® PROOF es un tejido de fibra acrílica tintada en masa con una cara recubierta de PVC, lo que lo hace absolutamente impermeable, combinando la elegancia del tejido acrílico con las prestaciones de impermeabilidad del PVC, todo ello con un acabado de calidad textil. La cara de PVC cuenta con un acabado especial que lo hace resistente a la suciedad y le proporciona un aspecto decorativo y visual muy agradable. Además el acabado opaco está especialmente diseñado para proteger de la luz, proporcionando el máximo confort.

Mantenimiento de las lonas Recacril®

El acabado de alta tecnología, Proceso Infinity, proporciona a las lonas de RECASENS una protección duradera frente a los hongos y una excelente repelencia al agua y al aceite haciendo que los toldos les protejan tanto del sol como del agua durante muchos años.

No obstante, la acumulación de polvo, partículas de contaminación atmosférica, materias orgánicas extrañas y suciedad en general pueden dañar esta protección, acortando la vida útil de la lona por lo que deben ser eliminados.

El método más eficaz de mantenimiento es limpiar la lona una vez al mes con una manguera con poca presión, de esta manera, se evita la acumulación y la penetración de la suciedad en el tejido.

Es muy importante que tras la limpieza con agua se deje secar completamente la lona antes de enrollar de nuevo el toldo.

En caso de lluvia se puede dejar el toldo extendido, ya que la misma lluvia arrastra la suciedad. Si por cualquier circunstancia se tuviera que enrollar el toldo húmedo, hay que desenrollarlo tan pronto como sea posible y dejarlo secar completamente. En épocas de lluvias continuadas es recomendable mantener los toldos enrollados.

Si se realiza este lavado periódico con agua, en la mayoría de ambientes, solo será necesario hacer un proceso de limpieza más a fondo cada 2 o 3 años.

Los pasos a realizar son:

  1. Cepillar el exceso de polvo y suciedad con un cepillo muy suave. No cepillar NUNCA con cepillos duros puesto que dañan la película del acabado del tejido.
  2. Rociar el toldo con agua limpia. Si se usa una manguera, evitar una presión elevada.
  3. Preparar una solución de jabón neutro exento de disolventes en agua tibia (no más de 40ºC) y aplicarla sobre el toldo, dejando que penetre en el tejido.
  4. Aclarar con abundante agua para eliminar todos los restos de jabón.
  5. Deja secar al aire y no enrollar el toldo hasta que la lona esté completamente seca.

Las lonas Recacril® están protegidas frente al crecimiento de hongos, no obstante, los hongos si pueden crecer sobre la suciedad incrustada. Para la limpieza de este tipo de manchas es necesario realizar una limpieza más intensa siguiendo el siguiente procedimiento:

  1. Cepillar el exceso de polvo y suciedad con un cepillo muy suave. No cepillar NUNCA con cepillos duros puesto que dañan la película del acabado del tejido.
  2. Preparar una solución con un 10% de lejía doméstica, 20% de detergente neutro exento de disolventes y 70% de agua.
  3. Aplicar la solución sobre el tejido, dejándola actuar entre 15 y 20 minutos como máximo.
  4. Aclarar con agua limpia varias veces, ya que si quedaran residuos de lejía en la lona, con la acción combinada del sol, podrían dañar el tejido.
  5. Dejar secar al aire y no enrollar el toldo hasta que la lona esté completamente seca.
  6. Repetir el proceso si es necesario

Para proteger el Medio Ambiente, asegúrese de recoger el agua sucia cuando use lejía, ya que puede ser perjudicial para animales y plantas.

Características técnicas y Catálogos

Seguridad, salud y medioambiente

5 Años