Innovación

La Innovación y la Calidad son algunos de los elementos más importantes de la filosofía de RECASENS. Todos los procesos de la compañía giran alrededor de ellos con el objetivo de asegurar la plena satisfacción de sus clientes.

En los sectores en los que trabaja (protección solar, arquitectura textil, tejidos técnicos, decoración, náutica y transporte) la inversión en I+D+i es una constante y está orientada a mejorar las prestaciones de sus tejidos, optimizar los procesos de producción, tanto en calidad como en eficiencia, y dar respuesta a peticiones concretas de sus clientes.

RECASENS trabaja constantemente en el desarrollo de nuevos tejidos. El área de Marketing, de la mano del departamento de I+D+i, analiza continuamente las tendencias y requerimientos del mercado para adaptar la creación de nuevos productos a sus clientes, ofreciendo soluciones innovadoras y de mayor valor añadido.

Dentro de estas nuevas soluciones innovadoras, RECASENS ha desarrollado el Proceso Infinity para las lonas RECacril® y RECsystem, un proceso por el cual las lonas son sometidas a un tratamiento de alta tecnología para asegurar la durabilidad de los tejidos. En este proceso, nanopartículas de los productos de acabado recubren completamente la superficie de las fibras del tejido, formando un revestimiento permanente. Tras el tratamiento, la superficie expuesta y el interior del tejido quedan permanentemente protegidos frente a la acumulación de suciedad y a los efectos adversos de una amplia variedad de agentes atmosféricos.

La baja reactividad y elevada estabilidad del Proceso Infinity confieren a la lona aplicada una protección duradera, especialmente frente a los hongos, y proporciona una excelente repelencia al agua y al aceite, haciendo que los toldos queden protegidos tanto del sol como del agua.

Calidad

La vocación de servicio basada en la proximidad al cliente, el conocimiento técnico y el compromiso con la calidad ha impulsado a RECASENS a adoptar un modelo de gestión según la norma ISO 9001:2008, certificado y emitido por el TÚV Rheinland, y a la implantación de su Política de Calidad que se sustenta en las siguientes premisas:

  1. Buscar la completa satisfacción del cliente mediante productos a medida según los requisitos acordados con nuestros clientes.
  2. Trabajar para una Mejora Continua de nuestros procesos, productos, servicios y capacitación de nuestro personal.
  3. Comprometer la aportación adecuada de recursos para cumplir con los compromisos acordados.
  4. Producir calidad en el producto fabricado y en el servicio prestado de forma contrastable, ya que es la base del futuro de nuestra Empresa.
  5. Potenciar la participación y el compromiso del personal.
  6. No proporcionar productos y servicios que incumplan la legalidad vigente, comprometidos firmemente en una lógica de desarrollo sostenible y conscientes de los retos medioambientales.
  7. Subsanar las deficiencias desde el mismo momento en que sean detectadas.
  8. Optimizar y mantener un entorno de trabajo adecuado.
  9. Esforzarse permanentemente para fijar los criterios de seguridad y salud laboral óptimos.
  10. El compromiso de la Dirección para el cumplimiento de estas premisas.

Garantía

La alta Calidad de las materias primas empleadas y los rigurosos procedimientos de control de calidad a los que están sometidas las lonas de RECASENS durante todo el proceso de producción, permiten ofrecer una Garantía de 5 años en todos los productos, excepto la línea RECacril®Decorline que tiene una Garantía de 3 años.

Esta garantía cubre el deterioro de la lona, putrefacción, hongos y pérdida de color de la misma en condiciones atmosféricas normales. Esta garantía no cubre ningún deterioro debido a abusos, negligencia, vandalismo, perforaciones, quemaduras y desastres naturales. Asimismo, no cubre el desgaste normal, ensuciamiento y manchas procedentes de la contaminación atmosférica y las condiciones del entorno.

El producto debe estar correctamente instalado y sometido a un mantenimiento adecuado. La garantía, en caso de aplicación, no cubre los costes de montaje y fabricación.

Certificación

La utilización de materias primas de primera calidad confiere a las lonas y tejidos técnicos de RECASENS inmejorables prestaciones de solidez a la luz y a la intemperie. Además, las lonas acrílicas, las lonas de PVC y los tejidos técnicos de RECASENS están reconocidas por su elevada resistencia mecánica a la abrasión, tracción y desgarro, a la vez que son resistentes a los mohos, a los insectos y a la putrefacción. Esta combinación de características hace que las lonas de RECASENS conserven su resistencia y colorido durante muchos años.

Las lonas de RECASENS cumplen con los requisitos de homologación según la norma europea UNE-EN 13561:2004+A1:2009, pero además algunos de sus productos disponen de las siguientes certificaciones:

OEKO-TEX® STANDARD 100

Debido a las diferencias que existen respecto a los requisitos legales y los conceptos de seguridad de diferentes países, y la forma en que el trabajo se distribuye internacionalmente en la cadena textil, se necesita un Standard de seguridad común para las sustancias nocivas.

La norma Oeko-Tex® Standard 100 responde a esta necesidad. Es un sistema de ensayos y certificados a escala mundial para productos textiles crudos, intermedios y acabados en todas las etapas de proceso. Su objetivo es asegurar que los artículos textiles están libres de sustancias nocivas. Las ventajas que aporta Oeko-Tex® Standard 100 son:

  • La producción de productos textiles inofensivos desde el punto de vista humano-ecológico.
  • La agilización y aceleración de las relaciones de suministro para los productores y comerciantes que desean ofertarle productos textiles perfectamente higiénicos a sus clientes.
  • Una distinción confiable de producto para los consumidores que favorecen conscientemente los productos textiles higiénicamente inofensivos.

UV STANDARD 801

El UV Standard 801 es un método de análisis para determinar el Factor de Protección Ultravioleta. En el caso de las lonas para toldo, la tensión del tejido, el envejecimiento de la lona por acción del sol, de la lluvia y de la humedad ambiental, reducen la capacidad de protección de la lona. En consecuencia, estos factores deben tenerse en cuenta en los ensayos para dar un UPF fiable que no ponga en  riesgo al usuario.

Para garantizar todos estos factores, los ensayos según el UV Standard 801 se realizan bajo las siguientes condiciones:

  • Las mediciones se hacen sobre muestras de lona tensadas y húmedas que han sido sometidas previamente a un envejecimiento artificial.
  • El Factor de Protección se determina en base al máximo de radiación ultravioleta y de la piel más sensible.
  • Se simula el espectro de la radiación solar en verano en Australia, que contiene más radiación ultravioleta que el usado por otras normas (espectro solar en Albuquerque, Nuevo México, etc.).

Debido al elevado nivel de exigencia que suponen las condiciones anteriores, RECASENS considera el UPF obtenido según el UV Standard 801 como el más fiable para caracterizar sus lonas de protección solar.

Conceptos de protección solar

Reflexión, transmisión y absorción de la radiación solar

Cuando la radiación solar incide sobre cualquier superficie (un cristal, un toldo, una cortina, etc.) se divide en tres partes:

  1. La parte que refleja la superficie y se disipa – REFLEXIÓN
  2. La parte que absorbe la superficie y la calienta – ABSORCIÓN
  3. La parte que atraviesa la superficie y se transmite a lo que haya detrás de ella – TRANSMISIÓN

La cantidad de radicación solar reflejada, absorbida o transmitida depende de la naturaleza del tejido, por tanto, cada tejido se comporta de una manera diferente y en gran medida viene determinada por:

  • La densidad.
  • El espesor.
  • El color.

Efectos de la radiación solar

La radiación solar es un conjunto de radiaciones electromagnéticas emitidas por el Sol. De este conjunto, una parte es absorbida por la atmósfera y la otra parte es la que llega a la superficie de la tierra.

La radiación que llega a la superficie se descompone en tres tipos:

  1. Radiación Ultravioleta (8% del total). Es la más energética y por tanto la más peligrosa. Produce lesiones cutáneas (quemaduras) y está asociada con la aparición de cánceres de piel.
  2. Radiación Visible (43% del total). Es la radiación correspondiente a la zona visible, cuya longitud de onda está entre 360 nm (violeta) y 760 nm (rojo). Produce deslumbramiento.
  3. Radiación Infrarroja (49% del total). Es la menos energética. Produce sensación de calor.

Índices Térmicos

Para poder valorar como actúa un tejido determinado se utilizan los siguientes índices:

  • Índice de Reflexión Solar (Rs):  Porcentaje de radiación solar total incidente que se refleja por la superficie del tejido hacia el exterior. Cuanto más alto sea, mayor energía refleja el tejido.
  • Índice de Absorción Solar (Ra): Porcentaje de radiación solar total incidente que se absorbe por la superficie del tejido. Como consecuencia del Ra, el tejido se calienta, por tanto, cuanto más bajo sea, menor es la energía que absorbe el tejido y se calienta menos.
  • Índice de Transmisión Solar (Ts): Porcentaje de radiación solar total incidente que se transmite a través del tejido. Cuanto más bajo sea, menor es la energía que traspasa el tejido.

La suma de estos tres índices tiene un valor de 100: Rs + As + Ts = 100%

Factor Solar Total (Gtot): Porcentaje de radiación solar total incidente que penetrará efectivamente en el interior de un edificio a través del tejido y del acristalamiento. Es decir, tiene en cuenta el efecto pantalla combinado del tejido y el cristal. Cuanto menor sea este factor, menos radiación solar penetra en el edificio y por tanto, el tejido es más eficaz bloqueando la radiación solar y reduciendo las necesidades de refrigeración.

Como ya se ha indicado antes, la radiación solar absorbida por el tejido provoca el calentamiento del mismo. Tras un corto periodo de tiempo, el tejido se convierte a su vez en un emisor de calor.

Si el tejido está en el exterior del cristal que cierra la habitación, el calor irradiado se disipa en el ambiente exterior. En cambio, si está detrás del cristal es decir dentro de la habitación, el calor irradiado por el tejido se queda en el interior. Por tanto, desde el punto de vista de la eficiencia térmica es más eficaz colocar el tejido en el exterior del edificio.

Técnicamente, este comportamiento se describe mediante el valor del Factor Solar Exterior (si el tejido está en el exterior) y del Factor Solar Interior (si el tejido está en el interior).

A estos cuatro índices se les denomina Índices Térmicos ya que están directamente relacionados con la eficiencia térmica y el confort térmico proporcionado por los tejidos.

En general, el índice más utilizado en regulaciones y normativas para especificar la eficiencia térmica de un tejido de protección solar es el Factor Solar Total (Gtot).

Índices ópticos

De los tres componentes de la radiación solar que llegan a la superficie de la tierra, la radiación visible es la única que tiene influencia directa con el confort visual.

El confort visual nace de la adecuada combinación de una serie de factores: la naturaleza de la luz (natural o artificial), su estabilidad y su cantidad en relación con las exigencias visuales de las actividades que se han de realizar, ya sean laborales, domésticas o de descanso. Una inadecuada correlación entre iluminación y actividad, conduce a la aparición prematura de fatiga, y en casos extremos, de desequilibrio luminoso.

Para medir la acción de un tejido determinado, sobre la parte visible de la radiación solar, se han definido los siguientes índices ópticos:

  • Grado de apertura (Tvnn) u Openess Factor (OF): Porcentaje de la superficie del tejido ocupada por agujeros. Es un índice que indica exclusivamente una característica del tejido y es independiente al color del mismo. Cuanto más alto es el grado de apertura, mayor será la luz que dejará pasar el tejido.
  • Factor de Transmisión visible (Tv): Porcentaje total de radiación luminosa visible que pasa a través del tejido.
  • Factor de Reflexión visible (Rvnh): Porcentaje de radiación luminosa visible que refleja el tejido. Cuando la luz atraviesa un tejido, la luz transmitida total se reparte en todas direcciones (transmisión difusa). La luz transmitida de manera difusa es más suave, tiene menos contraste, y genera sombras más claras (transición más suave entre luz y sombra).
  • Factor de Transmisión luminosa difusa (Tdif): se define como la diferencia entre el factor de trasmisión visible y el grado de apertura:  Tdif= Tv – OF

Cuando se hace referencia a aspectos de deslumbramiento y reconocimiento de formas, se indica como Tvndif. Un valor bajo significa un mayor confort visual.

Cuando se hace referencia al control de la iluminación se indica como Tvdifh. Este control se emplea para cuantificar el carácter difuminador de un tejido. Un valor alto indica un mayor aporte de luz natural a través del tejido.

Desde el punto de vista de la regulación y de la normativa, el índice empleado para especificar el confort visual proporcionado por un tejido, es el Factor de Transmisión Luminosa Visible Tv.

La radiación solar y las lonas

La instalación de un elemento de protección solar, como un toldo o una cortina, permiten controlar la cantidad de radiación solar que penetra en un edificio a través de una abertura. Según el tipo y el color del tejido seleccionado, se reducirá en mayor o menor grado los contrastes de intensidad luminosa en el campo de visión, al mismo tiempo que limitaremos las necesidades de refrigeración del interior del edificio.

Por ejemplo, un tejido de color oscuro permite controlar mejor el deslumbramiento ya que transmite menos luz, pero la cantidad de radiación reflejada es menor que en un color claro y su porcentaje de absorción es mayor. Esta radiación solar absorbida se remite en forma de calor, por lo que un tejido oscuro, proporciona mayor confort visual pero puede disminuir el confort térmico.

Factor de protección UV

La radiación solar Ultravioleta es necesaria para la salud humana. Por ejemplo, nuestro cuerpo necesita vitamina D, encargada de regular la incorporación del calcio a los huesos. Esta vitamina se forma al exponer la piel a la radiación ultravioleta del sol. Al mismo tiempo, un exceso de esta radiación presenta un riesgo importante de formación de lesiones cutáneas, y que pueden llegar a provocar la aparición de cánceres de piel.

Existen diferentes tipos de piel (hasta 6 según los dermatólogos) y cada uno reacciona de manera diferente cuando se exponen a la luz solar y cada uno tiene su propio tiempo máximo de exposición a la luz solar para no sufrir daños. Por ejemplo, las pieles de tipo I sólo puede exponerse al sol sin protección entre 5 y 10 minutos antes de que se empiecen a producir enrojecimientos.

El Factor de Protección Ultravioleta UPF indica cuánto tiempo puede estar una persona debajo del elemento de protección solar sin sufrir daños en la piel. Una lona con un UPF de 50 permite que una persona con la piel tipo I esté bajo la lona sin problemas aproximadamente 250 minutos.