El origen de los toldos

By 18 enero, 2017calidad, lonas, toldo

Como expertos, Recasens quiere dedicar un post sobre el origen de los toldos y lonas.

Los toldos nacieron por primera vez en el Coliseo de Roma, en la época romana.
En estos tiempos, se extendía un tipo de toldo desplegable llamado “velario”.
Lo fabricaban con el mismo tipo de lona que la vela de los barcos, y después fue sustituida por un material más ligero: el lino.
El “velario” se abría y cerraba con una estructura de red de cuerdas, así que, como podéis ver, ya en la antigua Roma había una tradición y una tecnología detrás del uso de los toldos.

Más tarde, el primer toldo moderno de que se tiene constancia fue visto en la Exposición Universal de París en 1889.
Ha sido la empresa A. Fabre que creó el primer toldo con brazo, instalándolos en comercios de la capital francesa, y, poco a poco, se fue popularizando.
Este modelo de toldo corresponde a lo que conocemos hoy en día. Su uso era destinado a los empleados para protegerlos del sol y así disminuir las temperaturas en el interior.

En cuanto a España, no llegó hasta 1936, cuando un empleado de la empresa catalana Estape S.A., Canut García, los importó tras una visita en París y vió claramente una oportunidad.
La historia cuenta que se tomó un café una tarde de calor, y le encantó la utilidad del toldo que le permitía sentarse fuera sin los inconvenientes de los rayos del sol.
La idea se extendió en más ciudades de Francia y España, y en pocos años, comenzó a utilizarse en otros países de Europa, como en Italia, Alemania o Portugal y posteriormente el resto del mundo.
Con los años se ha perfeccionado la técnica y la calidad, hasta el punto de confeccionar toldos sin costuras, algo inimaginable no hace mucho.

Leave a Reply